Blog

La próxima batalla legislativa: el Proyecto de Ley sobre la toma de conciencia sobre el dolor

28 de Enero 2005
Volumen 7 / Número 4

Estimado amigo:

Después de la Marcha por la Vida, el Proyecto de Ley sobre la toma de conciencia sobre el dolor que siente el niño no nacido, es el próximo asunto en la Agenda Pro Vida del Congreso de los Estados Unidos.

Steven W. Mosher
Presidente

La próxima batalla legislativa:  el Proyecto de Ley sobre la toma de conciencia sobre el dolor que siente el niño no nacido

 Por Joseph A. D'Agostino

La próxima batalla titánica para los norteamericanos que protegemos a los niños por nacer será probablemente la designación de los miembros de la Corte Suprema. Los miembros de la  Corte Suprema no son elegidos por votación popular. Normalmente hacen las leyes en asuntos de esta naturaleza, y los pro vida sabemos lo crucial que es conseguir juristas en la Corte que crean en la Constitución para componer este sistema invertido. Los lobbies pro aborto saben cuán importante es mantener fuera a este tipo de juristas. Mientras tanto, el próximo paso en la política fue presentado en el Congreso esta semana y dirigido a educar al público acerca de la realidad del aborto. Se trata del Proyecto de Ley sobre la toma de conciencia  del dolor que siente el niño no nacido.

El congresista republicano por New Jersey, Chris Smith, recientemente removido como Presidente de la Comisión de Asuntos de los Veteranos de Guerra del Congreso por una pugna de liderazgo dentro del partido republicano (supuestamente por querer gastar mucho dinero para los veteranos de guerra), ofreció otro poderoso discurso pro vida presentando el proyecto de Ley  HR356 en la Cámara de Representantes.

Hablando en el recinto del Congreso un día después de la Marcha por La Vida, Smith señaló: “Ayer, 100,000 defensores de los derechos humanos soportaron la nieve y el frío que los entumecía en un gran testimonio aquí en la Capital de la Nación. Su presencia en nombre de aquellos que no tienen voz fue verdaderamente inspiradora... El movimiento pro vida es el movimiento de derechos humanos más grande de la humanidad. Esta es una lucha basada en un amor incondicional, aún hacia los pro abortistas, incondicional empatía con las víctimas, ambos la criatura y su madre, y un coraje incondicional. Somos un movimiento con unas expectativas y esperanzas muy profundas, que con la gracia todopoderosa de Dios, y a través de ella, la cultura de la muerte muy pronto será derrotada por la cultura de la vida donde todos los seres humanos sean apreciados y respetados. Nosotros rezamos para que llegue el día en que etiquetar a un niño como no deseado ya no signifique condenarlo a muerte aquí en los Estados Unidos. Señor Presidente (de la Cámara de representantes), yo siempre he encontrado deshumanizante el término “niño no deseado”, porque relega al niño a una categoría de commodity, de objeto, de cosa, algo que puede ser objeto de elección o de no elección de acuerdo a mi deseo, sin ninguna diferencia con cualquier otro producto de consumo” .

El Proyecto de Ley sobre la toma de conciencia  del dolor que siente el niño no nacido no restringirá el acceso al aborto. Más bien, obligará a las clínicas de abortos a que instruyan a las mujeres acerca del posible efecto del aborto en sus niños por nacer. Las mujeres sabrán que existe considerable evidencia científica que los niños por nacer de 20 semanas o más sienten dolor durante el aborto. “Ahora sabemos gracias a la ciencia y a la medicina señor Presidente (de la Cámara de representantes)”, dijo Smith, “que por el desarrollo de las células nerviosas un niño por nacer de 20 semanas en adelante, y lo más probable es que aún antes, sienta un agudísimo dolor, dos a cuatro veces más dolor de lo que Usted o yo sentiríamos con la misma agresión”.

Las mujeres de 20 semanas o más de embarazo sabrían acerca del dolor que sus niños sentirían. El proyecto de ley les daría a las mujeres que se someten a un aborto la posibilidad de darles anestesia directa a su niño antes de que lo maten. “La administración indirecta no atraviesa la placenta para detener el dolor que el niño siente cuando son lentamente descuartizados con estos métodos de abortos tardíos”, señalo Smith. “Uno de esos métodos, el D y E (dilatación y evacuación), toma 30 minutos mientras brazos y piernas, y el cuerpo y el torso, son cortados a pedazos. Y el bebé siente dolor durante todo este espantoso procedimiento”. 

El Senador norteamericano republicano por Kansas, Sam Brownback, reintrodujo este proyecto de ley en el Senado, donde fue designado como el S 51.  Brownback tuvo éxito consiguiendo un tercio de los votos de los 100 miembros del Senado para regresar el proyecto al principio. Este tuvo 32 copatrocinadores incluyendo al mismo Brownback. Desafortunadamente, a diferencia de la Cámara de Representantes, ningún senador demócrata apoyó el proyecto de ley. Ni siquiera el líder de la Minoría  Harry Reid (senador demócrata por Nevada), quien generalmente se promociona como pro vida moderado.

"Los niños antes de nacer pueden experimentar dolor aún más intensamente que los adultos dado que el bebe tiene más receptores de dolor por pulgada cuadrada que en ninguna otra etapa de la vida”, dijo Brownback.  "Cualquier mujer que ha sido bendecida con un niño en el segundo trimestre puede dar testimonio de la reacción  que el niño siente cuando lo tocan o cuando está incómodo... Después de haber sido presentada la información médica y científica sobre el desarrollo de un niño por nacer de 20 semanas después de la fecundación o más, la mujer es más consciente del dolor experimentado por su niño durante el procedimiento abortivo, y puede al menos tomar una decisión informada”. Nosotros pedimos a Dios que algunas de esas mujeres puedan cambiar de idea acerca de tener un aborto.

El movimiento pro aborto y las políticos que tienen en el bolsillo están tan devotamente entregados a la cultura de la muerte que seguramente se opondrán a un proyecto de ley que trata exclusivamente de ofrecer información, de la misma manera como cuando ellos defienden a gritos la horrorosa práctica del infanticidio por nacimiento parcial. El debate todavía no está maduro en el Congreso, pero lo va a estar pronto. Cuando llegue el momento, esté listo para expresar su opinión a sus representantes en el Congreso acerca de la información del dolor que causan los abortos tardíos. Mientras tanto, Usted podría ir leyendo lo que los abortistas dicen acerca del dolor que sufren los niños durante el aborto en una selección hecha de los testimonios en las cortes judiciales y reproducidas en la página web de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.

Joseph A. D'Agostino, Vice Presidente de Comunicaciones del Population Research Institute

Share this